Crepes Suzettes

Crepes Suzettes

Estos crepes suzettes es un postre que no puede faltar en tu recetario.

crepe-suzette

¿Os acordáis que en mi familia hacíamos concursos de cocina? Pues ya siendo mayores seguimos haciendo alguno que otro, por ejemplo, recientemente hicimos uno que se llamaba ¿Quién trae el mejor postre?

crepe-suzette-recipe

A esa cena decidí llevar estos crepes con salsa suzette… y fueron todo un éxito! 

Si quieres hacer una comida especial, estos crepes son una opción ideal para sorprender a tus invitados.

crepes-suzzetes

¿Se tienen que flambear siempre?

No siempre se flambean. Es cierto que el origen de estos crepes proviene de un accidente flambeando los crepes, pero están igual de deliciosos en caso de que no quieras hacerlo. Puedes añadir el licor mientras haces la salsa.

¿Quién inventó la Crepe Suzette?

La leyenda más difundida sobre el origen de este postre cuenta que, mientras un maitre preparaba unos crepes para el rey Eduardo VII, en ese momento Príncipe de Gales, se derramó e incendió accidentalmente en los crepes un licor de mandarina que había cerca. Este plato tuvo mucho éxito entre los comensales y el príncipe decidió que se llamara en honor a una joven que les acompañaba. Su nombre era Suzette.

crepe-suzzete

¿Qué licor se utiliza para hacer estos crepes suzettes?

En su origen, el licor que se utilizaba era Curaçao, pero hoy día se extendido el uso del licor de naranja como Grand Marnier o Cointreau. Hay personas que utilizan como sustitutivo brandy o ron.

¿Cómo se flambean los Crepes Suzettes?

Una vez los crepes se han impregnado de salsa Suzette , y con la campana extractora apagada, se vierte el licor y se flambea con la ayuda de un mechero o soplete. Se pueden flambear en la sartén o delante de los invitados vertiendo en último momento el licor de naranja.

crepes-suzettes-recipe

Cómo Hacer Crepes Suzettes

Para hacer este postre, hay que tener en cuenta tres partes: los crepes, la salsa suzette y el flambeado.

Crepes

1. Derrite 50 gramos de mantequilla en el microondas durante 40 segundos. Reserva.

2. En un vaso de batidora, vierte medio litro de leche entera, 3 huevos, 250 gramos de harina, una cucharadita de sal, 10 gramos de azúcar y la mantequilla derretida. Bate con la batidora de mano a media velocidad hasta obtener una masa homogénea sin grumos.

4. Con un colador, cuela la mezcla y déjala reposar una hora a temperatura ambiente o media hora en el frigorífico si no tienes tiempo.

5. Una vez ha pasado el tiempo de reposo, pon un pegote pequeño de mantequilla sin sal en una sartén de 24 cm, a fuego medio alto, y espera a que la mantequilla se derrita. Entonces, con un papel de cocina extiende la mantequilla por toda la sartén.

6. Con ayuda de un cucharón, vuelca un poco de masa de crepe en la sartén y ve girando la sartén para que la mezcla se reparta bien, quedando una crepe finita.

7. Deja que se haga la crepe, sin tocarla, un minuto aproximadamente. Levanta un poco el borde con la ayuda de una espumadera y, cuando veas que ya está dorada, dale la vuelta y espera a que se haga el otro lado. Retira la crepe del fuego y vuelve a empezar con otra.

Salsa Suzette

8. Pela y corta la piel de una naranja y luego, con las 2 naranjas, haz un zumo. Consejo: la manera de cortar la piel es a la juliana; esto es, primero pela la piel, sin lo blanco, y luego corta de manera longitudinal esa misma piel en laminas muy finitas.

9. En una sartén a fuego medio, añade 100 gramos de azúcar y 100 gramos de mantequilla pomada. Remueve hasta que empiece a caramelizar. Cuando empiece a cambiar de color, vierte el zumo de naranja y la piel cortada de naranja. Consejo: si no quieres flambear, puedes añadir un chorrito de Cointreau en este paso.

10. Cuando la salsa empiece a espesar, es el momento de bañar los crepes en la salsa. En la sartén, impregna bien cada crepe con la salsa y después los doblas dos veces formando triángulos o pañuelos.

Flambear Crepes Suzettes

11. Con la campana extractora apagada, rocía un chorrito de Cointreau sobre los crepes y flambea. Et voilà! Acabas de hacer unos riquísimos crepes suzettes.

El crepe suzette original se flambea, pero si no quieres hacer este último paso, no pasa nada, los crepes van a estar igualmente riquísimos! Lo que puedes hacer es añadir el licor antes.

Esta otra receta de crepes fácil y rápida es ideal para hacer una merienda deliciosa para los tuyos.

recipe-for-crepes-suzettes

Crepes Suzettes

Los crepes suzettes es un postre clásico que no puede faltar en tu recetario.
5 from 1 vote
Tiempo de preparación 20 min
Tiempo de cocción 30 min
Tiempo de Reposo 1 h
Plato Postre
Cocina Francesa
Raciones 6 personas

Ingredientes
  

Crepes

  • ½ litro leche
  • 3 huevos
  • 250 gr harina
  • 50 gr mantequilla derretida
  • 1 cucharadita de sal
  • 10 gr azúcar

Salsa Suzette

  • 2 naranjas
  • 100 gr mantequilla pomada
  • 100 gr azúcar

Flambeado

  • 30 ml Cointreau

Elaboración paso a paso
 

Crepes

  • Derrite mantequilla en el microondas. Reserva.
  • En un vaso de batidora, añade la leche, los huevos y la harina, una pizca de sal, 1 cucharadita de azúcar y la mantequilla derretida. Bate hasta obtener una masa homogénea sin grumos.
  • Con un colador, cuela la mezcla y déjala reposar una hora a temperatura ambiente ,o media hora en el frigorífico.
  • Una vez ha pasado el tiempo de reposo, pon un pegote pequeño de mantequilla sin sal en una sartén a fuego medio alto, y con un papel de cocina extiende la mantequilla por toda la sartén.
  • Con ayuda de un cucharón, vuelca un poco de masa de crepe en la sartén y ve girando la sartén para que la mezcla se reparta bien.
  • Deja que cuaje un minuto aproximadamente. Cuando veas que ya está dorada, dale la vuelta y espera a que se haga el otro lado. Retira la crepe del fuego y vuelve a empezar con otra.

Salsa Suzette

  • Pela y corta a la juliana la piel de una naranja y luego, con las 2 naranjas, haz un zumo
  • En una sartén a fuego medio, añade el azúcar y la mantequilla pomada. Remueve hasta que empiece a caramelizar. Cuando empiece a cambiar de color, vierte el zumo de naranja y la piel cortada.
  • Cuando la salsa empiece a espesar, es el momento de bañar los crepes en la salsa. En la sartén, impregna bien cada crepe con la salsa y después los doblas dos veces formando pañuelos.

Flambeado

  • Con la campana extractora apagada, rocía un chorrito de Cointreau sobre los crepes y flambea. Et voilà! Acabas de hacer las famosas crepes suzettes.
KEYWORDS crepes suzettes
Pinterest@yoquieropostre
Plátanos Fritos con Salsa de Naranja

Plátanos Fritos con Salsa de Naranja

¡Esta receta de plátanos de fritos con salsa de naranja no te va a dejar indiferente!

Lo que me gusta de los postres de nuestras abuelas es que los hacían con productos básicos, ¿quién no tiene en su casa azúcar, plátanos y naranjas? Sólo se necesitan estos tres ingredientes para hacer un auténtico manjar.

Ésta es otra receta de la abuela de Víctor, Nona, que está encantada con la idea de este blog y de poder aportar su granito de arena. ¡Gracias Nona! Otra de sus famosas recetas es esta tarta de chocolate y galleta.

Cómo Hacer Plátanos Fritos con Salsa de Naranja

1. Haz un zumo de naranja con 2 naranjas.

2. Impregna la sartén con una cucharada de mantequilla y lo pones a fuego lento-medio (nivel 4 en vitrocerámica). Tip: Usa una sartén en la que quepan los plátanos. En este caso yo utilizo una de 24 cm.

3. Corta longitudinalmente 2 plátanos.

4. Cuando la mantequilla empiece a chispear un poco pones los plátanos con la parte cortada hacia abajo. Lo dejas freír durante 12 minutos.

5. Cuando ya han pasado los 12 minutos (¡empieza a oler muy bien!), pones zumo de naranja hasta que cubra la mitad de los plátanos. Después echas 1 cucharada de azúcar por plátano, y remojas el lomo del plátano con el zumo que hay la sartén. Dejas que se hagan los plátanos y la salsa durante 25 minutos a fuego medio.

6. Se tiene que hacer la salsa, que es como una especie de almíbar. Puedes agitar un poco la sartén para que se distribuya bien la salsa. Cuando veas que ha espesado en ese tiempo, sin que llegue a caramelizar, lo apartas del fuego. Et voilà.. y de una manera muy sencilla acabas de hacer unos deliciosos plátanos fritos con salsa de naranja.

La textura de la salsa es más espesa que el almíbar y menos espesa que el caramelo. Si ves que carameliza antes de tiempo en la sartén, echa un poco más de zumo de naranja.

La textura del plátano al final no puede estar dura, sino blanda como sale en la foto de arriba. Si ves que está dura necesita un poco más de tiempo en la sartén.

Este postre se sirve tibio, y los plátanos sólo con la sala están bueníííísimos, pero puedes poner como acompañamiento nata montada o líquida para quien quiera.

Me encanta esta receta, es súper fácil de hacer y no necesitas mucho tiempo ¡Espero que la disfrutes saboreando esa textura y sabor increíble!

Otra receta con plátano es este bizcocho de plátano y chocolate.

receta-platanos-fritos

Plátanos Fritos con Salsa de Naranja

Esta receta de plátanos fritos con salsa de naranja no te van a dejar indiferente. Sólo vas a necesitar tres ingredientes: plátanos, naranjas y azúcar.
5 from 2 votes
Tiempo de preparación 5 min
Tiempo de cocción 37 min
Plato Postre
Cocina Española
Raciones 2 personas
Calor. 166 kcal

Ingredientes
  

  • 2 plátanos
  • 2 naranjas
  • 4 cucharadas azúcar
  • 1 cucharada mantequilla

Elaboración paso a paso
 

  • Haz un zumo de naranja.
  • Impregna la sartén con una cucharada de mantequilla y lo pones a fuego lento-medio.
  • Corta longitudinalmente los plátanos.
  • Cuando la mantequilla empiece a chispear un poco pones los plátanos con la parte cortada hacia abajo. Lo dejas cocerse durante 12 minutos.
  • Cuando ya han pasado los 12 minutos (¡empieza a oler muy bien!), pones zumo de naranja hasta que cubra la mitad de los plátanos. Después echas 1 cucharada de azúcar por plátano, y remojas el lomo del plátano con el zumo que hay la sartén. Dejas que se haga la salsa durante 25 minutos a fuego medio.
  • Cuando veas que la salsa ha espesado, sin que llegue a caramelizar, lo apartas del fuego. Et voilà! Acabas de hacer unos deliciosos plátanos fritos con salsa de naranja.
KEYWORDS plátanos fritos, plátanos fritos con salsa de naranja
Pinterest@yoquieropostre
Natillas con Islas Flotantes

Natillas con Islas Flotantes

Si te gustan las natillas tanto como a mí, las natillas con islas flotantes te van a encantar. Es un postre muy fácil de hacer y, a la vez, muy vistoso para eventos especiales.

Los ingredientes son los mismos que las natillas caseras de toda la vida, pero en esta ocasión aprovechas las claras para hacer las islas de merengue. ¡Y a disfrutar!

receta-natillas-con-islas-flotantes

Natillas con Islas Flotantes

Las natillas con islas flotantes es un postre muy vistoso y riquísimo para disfrutar con toda la familia.
5 from 8 votes
Tiempo de preparación 5 min
Tiempo de cocción 25 min
Plato Postre
Cocina Española
Raciones 8 personas

Ingredientes
  

Natillas

  • 1 litro leche entera
  • 8 huevos
  • 100 gr azúcar
  • 1 rama de canela
  • 1 cucharada de maicena

Merengue

  • 6 claras de huevo
  • 300 gr azúcar 50 gr por cada clara

Caramelo

  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de agua

Elaboración paso a paso
 

Natillas

  • Pon en un cazo la rama de canela y toda la leche, excepto un vaso, a fuego medio-alto hasta que empiece a hervir.
  • Al vaso de leche le añades la maicena y remueve hasta que se disuelva.
  • En un bol bate ocho yemas con el azúcar y el vaso de maicena.
  • Cuando la leche empiece a hervir retírala del fuego y la viertes, con un colador, en el bol.
  • Pon toda la mezcla en un cazo a fuego bajo y con una cuchara de madera remueve sin parar.
  • Cuando veas que sale espuma, sigue removiendo hasta que desaparezca. Cuando ya no tenga espuma, ya están hechas las natillas. Retíralas del fuego.
  • Cuela las natillas sobre una fuente honda y mételas en la nevera mientras haces el merengue y el caramelo.

Merengue

  • En un bol pon las claras de huevo y con la ayuda de una batidora de hélices bate hasta que estén a punto de nieve. Sabrás que ya está cuando, al darle la vuelta al bol, la claras no se caen.
  • Sigue batiendo las claras y poco a poco añade el azúcar a cucharadas. Este proceso requiere paciencia porque tienes que esperar entre cucharada y cucharada a que las claras vayan absorbiendo el azúcar. Sabrás que el merengue ya está listo cuando los grumos de azúcar estén completamente disueltos. Una vez esté listo, resérvalo.

Caramelo

  • Pon el agua y el azúcar en un cazo. Es importante no removerlo con cucharas de madera ni de metal. El truco es ir agitando el cazo para que el azúcar vaya dorándose de manera homogénea. Cuando esté listo, retíralo del fuego. Ten cuidado que no quede muy oscuro porque amarga.

Montaje de las Islas Flotantes

  • Saca de la nevera la fuente de las natillas y con dos cucharas grandes vas haciendo bolitas con el merengue, esto es, las islas. Nada más darle forma al merengue lo pones encima de las natillas.
  • Una vez tengas todas las islas de merengue flotando sobre las natillas, coges el cazo con el caramelo y lo vas esparciendo bien por encima del postre.
  • Et voilà! Ya tienes listas las natillas con islas flotantes.
KEYWORDS natillas caseras, natillas con islas flotantes
Pinterest@yoquieropostre
Tiramisú

Tiramisú

Los orígenes de la receta del tiramisú, el postre italiano más famoso e internacional, son muy inciertos.

Existe una versión que sitúa el nacimiento del tiramisú en el siglo XVII en Siena, cuando unos pasteleros decidieron preparar un manjar que estuviera a la altura de la llegada del Gran Duque de la Toscana, Cosme de Médici. Decidieron que el postre debía ser un fiel reflejo de sus gustos y personalidad. Por tanto, sería un postre importante y sabroso pero al mismo tiempo fácil de preparar con ingredientes simples.

Así nació el famoso Tiramisù, que en ese momento se llamaba “La Zuppa del Duca” o «Sopa del Duque» en honor a Cosme, quien, conquistado por el sabor de ese manjar, decidió llevarse con él la receta del tiramisú a Florencia, dándola luego a conocer en el resto de Italia. Tardó poco tiempo en convertirse en el dulce favorito de los nobles de la época.

Significado de Tiramisú

La palabra tiramisú, en italiano tiramisù, viene del dialecto véneto tiramesù y significa “tráeme arriba” o “anímame”. De ahí viene otra versión, más reciente, que sitúa el origen de este dulce italiano en los años 50 en el restaurante Toulà de Treviso, ubicado cerca de burdeles y en donde los clientes comían este postre por su efecto revitalizante. La expresión veneta “te tira su” viene a decir algo como “te tira hacia arriba”.

El tiramisú original llevaba sólo cinco ingredientes simples: huevos, azúcar, bizcochos Savoiardi, café expreso y cacao en polvo. El mascarpone se añadiría más tarde pues, al ser una fuente de grasas, ralentiza la digestión y provoca el efecto opuesto a su cometido original.

Fue en 1968, tras la prohibición de este tipo de casas, cuando Alfredo Beltrame, maestro de la gastronomía veneta y fundador de los restaurantes Toulá, incluyó el tiramisú en el menú de sus restaurantes para deleite de todos sus comensales y, más tarde, del mundo entero. 

El origen es incierto, pero lo que sí es cierto es que esta receta de tiramisú es de Andrea, un italiano afincado desde hace muchos años en España y gran aficionado a la buena gastronomía, que ha tenido la amabilidad de compartir con nosotros su receta.

Receta del Tiramisú Italiano

1. Prepara dos tazas de café solo. Reserva y dejas enfriar el café en un plato hondo mientras haces la crema.

Crema

2. En un bol pon 4 yemas y en otro bol 4 claras. Recuerda separar con cuidado las claras de las yemas, para batir bien las claras no deben presentar ningún rastro de yema. Recomiendo que los huevos sean frescos de tamaño L. Si queréis darle más consistencia al tiramisú y menor cremosidad puedes usar menos claras. Es a tu gusto. Y los huevos deben estar a temperatura ambiente.

3. Pesa 100 gramos de azúcar glass. Prefiero hacerlo con azúcar glass porque se disuelve mejor y más rápido. 

4. A continuación bate las yemas de huevo con una batidora de varillas, añadiendo solo la mitad de una dosis de azúcar (50 gramos). Bate las yemas hasta que espume y el azúcar se disuelva bien; a este proceso lo llaman blanquear las yemas.

5. Lava bien las varillas, es muy importante para hacer el merengue que las varillas estén limpias y secas. Con las varillas limpias y secas, empieza a montar la claras. Cuando están a punto de nieve, no se cae al darle la vuelta al bol, empieza a añadir la otra mitad del azúcar glass poco a poco para que se vaya a absorbiendo.

En un bol tienes las yemas blanqueadas y en otro bol tienes el merengue.

6. Añade 500 gramos de queso mascarpone atemperado a las yemas. Lo mezclas con la batidora de varillas a baja velocidad hasta que todo quede bien integrado, sin grumos ni pegotes de mascarpone.

7. Ahora añade el merengue poco a poco a la mezcla de las yemas y el mascarpone con una lengua (o espátula) haciendo movimientos envolventes para que no se baje mucho el merengue. Una vez esté todo integrado viertes en la mezcla una cucharada sopera de ron y sigues removiendo con movimientos envolventes.

Base

8. Ahora moja los bizcochos de soletilla (uso los de Fontaneda) en el café frío, durante unos 4-5 segundos. Moja sólo la parte de abajo que no lleva azúcar, si tus bizcochos no son azucarados te recomiendo añadir una cucharada de azúcar previamente en el café. Una vez los bizcochos están mojados de café, los vas colocando en una fuente, haciendo la base. 

Montaje del Tiramisú

9. Una vez tengas toda la base cubierta, es posible que tengas que cortar algún bizcocho para no dejar huecos y cubrir toda la base, vuelcas la cremas y los igualas con la espátula o lengua para que te quede bien distribuido. 

10. Lo guardas en la nevera con un film transparente puesto, para que no absorba olores, y lo dejas reposar toda la noche. Por eso te recomiendo hacer el tiramisú el día anterior.

11. Cuando lo vayas a comer, pones una cucharada de cacao en polvo bien colmada en un colador y con golpecitos vas espolvoreando el cacao por encima de la fuente del tiramisú.  Et voilà ya tienes el tiramisú listo para degustar!

Si te gustan los postres italianos también probar a hacer panna cotta de caramelo o panna cotta de chía con frambuesas.

receta-del-tiramisu-italiano-casero

Receta del Tiramisú Italiano

Con este tiramisú italiano vas a deleitar los paladares de tus familiares y amigos. Es una receta fácil de hacer y los ingredientes son simples: huevos, azúcar, mascarpone, bizcochos savoiardicafé un poco largo y cacao en polvo. 
4.48 from 19 votes
Tiempo de preparación 25 min
Tiempo de Reposo 6 h
Plato Postre
Cocina Italiana
Raciones 8 personas
Calor. 245 kcal

Ingredientes
  

Crema

  • 4 huevos atemperados
  • 100 gr azúcar glass
  • 500 gr queso mascarpone atemperado (Galbani)
  • 1 cucharada de ron

Base

  • 2 tazas de café solo
  • 16 bizcochos de soletilla (Fontaneda)

Elaboración paso a paso
 

  • Prepara dos tazas de café solo y lo viertes en un plato hondo. Lo dejas enfriar.

Crema

  • Pon en un bol cuatro yemas y en otro bol cuatro claras.
  • Bate las yemas y la mitad del azúcar glass con batidora de varillas, hasta que espume y el azúcar se disuelva bien.
  • Con las varillas limpias y secas, empieza a montar la claras en el otro bol. Cuando están a punto de nieve añade poco a poco la otra mitad del azúcar glass para que se vaya a absorbiendo.
  • Añade el queso mascarpone a las yemas y lo mezclas con la batidora a baja velocidad.
  • Ahora añade poco a poco, con una espátula, el merengue a la mezcla de las yemas y el mascarpone, y vas removiendo con movimientos envolvente. Una vez esté todo integrado añade una cucharada de ron y sigues removiendo con movimientos envolventes.

Base

  • Ahora moja los bizcochos de soletilla por la parte de abajo y los vas colocando en una fuente.

Montaje

  • Una vez tengas toda la base cubierta, vuelcas la crema y la distribuyes de manera homogénea con la espátula.
  • Lo guardas en la nevera con un film transparente y lo dejas reposar toda la noche. Recomiendo hacer el tiramisú un día antes.
  • Cuando lo vayas a comer, espolvorea con un colador el cacao por encima del tiramisú.  Et voilà ya tienes el tiramisú listo para disfrutar!
KEYWORDS receta del tiramisu, tiramisu casero, tiramisu italiano
Pinterest@yoquieropostre
Mousse de Limón con Crumble

Mousse de Limón con Crumble

Un postre perfecto para cenas en casa. Es una receta fácil y rápida que viste mucho cualquier evento en casa.

receta-mousse-limon-crumble

Mousse de Limón con Crumble

Un postre perfecto para cenas en casa. Es una receta fácil y rápida que viste mucho cualquier evento en casa.
5 from 6 votes
Tiempo de preparación 10 min
Tiempo de cocción 10 min
Plato Postre
Cocina Española
Raciones 8 personas
Calor. 332 kcal

Ingredientes
  

Mousse

  • 4 yogures griegos naturales
  • 4 limones
  • 1 bote de leche condensada 370 gramos
  • 1 lima

Crumble

  • 80 gr harina
  • 80 gr mantequilla
  • 60 gr azúcar

Elaboración paso a paso
 

Crumble

  • Lo primero que vamos a hacer es el crumble y para ello lo primero has de precalentar el horno a 180 grados.
  • En un bol pon la mantequilla y métela 1 minuto en el microondas a baja temperatura. Sólo queremos ablandarla un poco, no que se derrita completamente.
  • Una vez esté blanda, añade el azúcar y la harina e integra todo bien. Este paso yo lo hago con las manos, es una masa que te va a quedar espesa y con las manos cuesta menos trabajarla.
  • Una vez tengas la masa ya homogénea haz una bola, envuélvela en film transparente y métela en el congelador 5-10 minutos. Queremos se se ponga un poco dura para más tarde poder desmigarla mejor.
  • Prepara una bandeja de horno con papel antiadherente. Saca la masa del congelador y con la ayuda de las manos ve haciendo migas con la masa. Es importante que queden bien esparcidas por la bandeja porque al calentarse crecen y se van a unir.
  • Mete la bandeja en el horno y espera 10 minutos. Verás que la masa empieza a crecer y dorarse. Cuando pase el tiempo, saca la bandeja y déjala enfriar.
  • Una vez esté templado, mete el crumble en una bolsa de congelar y pasa un rodillo por encima de la bolsa para que los trocitos se hagan migas. No hace falta que te quede todo muy igual, a mi me gusta que queden trozos más grandes.

Mousse

  • Mezcla en un bol la leche condensada y los yogures.
  • Añade a esta mezcla el zumo de los 4 limones y remuévelo a mano con la ayuda de una varilla hasta que quede bien integrado.
  • Añade a esta mezcla la ralladura de los limones.
  • Reserva la mezcla en un bol grande tapado en la nevera hasta que lo vayas a montar.

Montaje

  • En un vasito pequeño, de yogur o de vino, pon una base de crumble y encima vierte un poco de mousse.

Notas

Este postre es importante que lo montes cuando lo vas a comer ya que el crumble va a ir absorbiendo la mousse y va a perder ese toque crujiente.
Acuérdate de reservar un poco de crumble para decorar por encima. Yo además también le pongo un poco de lima rayada por encima que le aporta ese toque cítrico y fresco al dulzor de la mouse.
KEYWORDS mousse de limon, mousse de limon con crumble
Pinterest@yoquieropostre
Tarta de Queso Fría “Acacia”

Tarta de Queso Fría “Acacia”

“La mejor tarta de queso fría que vas a probar “, me decía una y otra vez.

2008 fue un año muy especial para Víctor . De él guarda dos buenos recuerdos: el primero fue ver a España ganando a Italia en la tanda de penaltis en la Eurocopa, y el segundo comer la tarta de queso fría «Acacia».

Ese verano Víctor hizo un viaje a Sudáfrica con su familia. Querían conocer Johannesburgo y alrededores.

En una de sus paradas fueron a visitar una finca que se llamaba “Acacia”. En esa finca, me cuenta, había animales de todo tipo: jirafas, avestruces, impalas.. Auténtica fauna africana.

Los animales y la luz del amanecer era lo que más le gustaba de aquel paraje lejos de casa. Lo que más.

Pero en la cena todo cambió.

Estaban todos en la mesa, y empezaron a llegar platos sorprendentemente exquisitos. Ningún restaurante de moda en Madrid envidiaría el nivel de cocina que se estaba viviendo aquella noche.

Y cuando parecía que nada podía superar esa cena. Apareció ella. Tímida y elegante. Cremosa y suave.

Aquella tarta de queso sin horno fue el gran broche de oro a aquel festín gastronómico. Fue la reina de la fiesta.

Puedes comerla sin nada encima o al estilo cheesecake con un poco de salsa de frambuesa.

Tarta de Queso Philadelphia con Base de Galleta

Dos días después de nuestra conversación, me dispuse a hacer este pastel de queso siguiendo las indicaciones de la receta. En la receta original se usaba crema de queso del lugar, pero en este caso vamos a usar un igual que es la crema de queso Philadelphia, ¡y la tarta sigue saliendo igual de increíble!

Y para la base de galletas uso las Digestive.

Ésta es una receta casera muy especial, pues la madre de Víctor la descubrió en un lugar lejano y maravilloso que está a más de 10.000 kilómetros de su casa.

Nada más hacerla, la pruebo.

Se la doy a mi hermana Lucía a probar. Confirma mis sospechas: es la mejor tarta de queso que hemos comido en nuestras vidas.

Receta de Tarta de Queso Fría Sin Horno «Acacia»

Hacer esta tarta de queso consta de 3 partes:

El relleno

  • Llena hasta arriba una taza pequeña de zumo de limón recién exprimido, o lo que equivale a 100ml.
  • Vierte en un cuenco la leche condensada y le añades el zumo exprimido. Remueve a mano hasta que todo quede bien integrado. Y lo pones a un lado. 
  • En otro bol pon 500 gramos de queso Philadelphia y le añades una cucharadita de esencia de vainilla. Es importante que el queso esté a temperatura ambiente para que se mezcle bien. Remuévelo con la batidora de varillas. Lo pones a un lado
  • En otro bol vierte 300 gramos de nata  y la montas con la batidora de varillas hasta que quede firme.
  • Añade la leche condensada con zumo de limón a la mezcla de queso Philadelphia con esencia de vainilla e integra bien con la batidora de varillas.
  • Añade la nata a la mezcla poco a poco, con la ayuda de una espátula y con movimientos envolventes.

La base de galletas

  • Tritura 14 galletas Digestive mezcladas con 2 cucharaditas de mantequilla algo derretida. Yo lo hago en una picadora de mano, también la puedes hacer con la Thermomix o a mano metiendo las galletas en una bolsa y pasando por encima un rodillo o una botella de vino.
  • Prepara la base del molde poniendo un papel de hornear para que sea más fácil desmoldar. Usa un molde desmontable de 25cm. Pon el papel en la base y luego pon el aro.

El montaje 

  • Vuelca el polvo de galletas en el molde y aplasta bien la mezcla con la ayuda de una cuchara.
  • Echa encima la mezcla y con la ayuda de la espátula repártelo bien hasta que quede uniforme.
  • Mete la tarta montada en la nevera durante 3 horas para que coja cuerpo y sácala de la nevera 1/2 hora antes de comerla para que puedas disfrutar más de su increíble cremosidad. Y así de fácil ya tienes lista esta riquísima tarta de queso.

Si te gusta esta receta de tarta de queso casera, puedes probar a hacer otras como la tarta de la abuela, la tarta de manzana con hojaldre y crema, la pavlova, la tarta de zanahoria o la tarta de limón y merengue.

receta-tarta-de-queso

La Mejor Tarta de Queso Sin Horno

La reina de las tartas.
4.9 from 28 votes
Tiempo de preparación 15 min
TIEMPO DE DESCANSO 3 h
Plato Postre
Cocina Americana
Raciones 12 porciones
Calor. 321 kcal

Ingredientes
  

Relleno

  • 1 lata de leche condensada (370 gramos)
  • 500 gr de queso Philadelphia
  • 300 gr nata
  • 1 taza pequeña de zumo de limón hasta arriba (100 ml)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Base

  • 14 galletas Digestive
  • 2 cucharaditas de mantequilla

Elaboración paso a paso
 

Relleno

  • Mezcla la leche condensada con el zumo de limón en un cuenco y remueve a mano hasta que esté bien integrado. Y reservas.
  • En otro bol pon el queso crema y la esencia de vainilla y remueve con la batidora de varillas. Es importante que el queso esté a temperatura ambiente para que se mezcle bien.
  • Monta la nata con la batidora de varillas hasta que te quede firme.
  • Añade la leche condensada con zumo de limón a la mezcla de queso crema y esencia de vainilla e integra bien con la batidora de varillas.
  • Añade la nata a la mezcla poco a poco, con la ayuda de una espátula y con movimientos envolventes.

Base

  • Tritura las galletas junto con la mantequilla algo derretida. Yo lo hago en una picadora de mano, también se puede hacer en la Thermomix o a mano metiendo las galletas en una bolsa y pasando por encima un rodillo o una botella de vino.
  • Prepara la base del molde poniendo un papel de hornear para que sea más fácil desmoldar. Yo uso un molde desmontable de 25cm. Pongo el papel en la base y luego pongo el aro. Es decir, no queremos que el papel suba por los bordes para que estos nos queden más lisos.

Montaje

  • Vuelca las galletas en el molde y aplasta bien la mezcla con la ayuda de una cuchara.
  • Echa encima la mezcla y con la ayuda de la espátula repártelo bien.
  • Mete en la nevera durante 3 horas para que coja cuerpo y sácala de la nevera 1/2 hora antes de comerla para que puedas disfrutar más de la cremosidad de ¡la mejor tarta de queso sin horno!
KEYWORDS la mejor tarta de queso sin horno, tarta de queso, tarta de queso sin horno
Pinterest@yoquieropostre

El Origen de la Tarta de Queso

Aunque esta receta viene de Sudáfrica, el origen de la tarta de queso se remonta a miles de años atrás en la Antigua Grecia. El primer antecedente confirmado de la tarta de queso proviene de la Isla de Samos, del año 2000 a.C. Más tarde, los atletas de los primeros Juegos Olímpicos, año 776 a.C, encontraron en este pastel de queso la fuente de energía necesaria para competir. 

La primera receta original data del año 230 d.C y se atribuye la autoría al escritor Ateneo. Consta como la receta de tarta de queso más antigua, pero los griegos ya llevaban más de 2000 años comiendo pastel de queso. La elaboración consistía, primero, en machacar el queso hasta que quedara suave y cremoso, luego mezclar el queso machacado en una sartén de latón con miel y harina de trigo, y, por último, se calentaba hasta convertirlo en una masa. Esta masa se reservaba para enfriar y luego se servía.  

Esta receta original de la tarta de queso fue llegando a todos los países de Europa a medida que el Imperio Romano se iba expandiendo por todo el continente. Aquello dio lugar a una gran variedad de recetas de tarta de queso, cada una contenía los ingredientes autóctonos de cada región y la influencia gastronómica y cultural de cada lugar.

Y desde Europa llevamos la receta de tarta de queso a Estados Unidos. El queso crema fue el ingrediente característico estadounidense. En 1872, un productor de leche de Nueva York, William Lawrence, intentó hacer un producto parecido al queso francés Neufchatel. Sin embargo, descubrió accidentalmente un proceso para crear queso crema. En 1880, este queso crema se empezó a comercializar en papel de aluminio con el nombre de Philadelphia Cream Cheese.